Después de 30 años, Antonio Roldán vive

Después de 30 años, Antonio Roldán vive

Antonio Roldán Betancur fue uno de los Gobernadores de Antioquia más queridos y recordados, quien nunca pensó que iba a morir de forma violenta. Siempre creyó que quienes fallecían de esa forma algo malo habían hecho.

Sin embargo, el 4 de julio de 1989, hoy hace 30 años, cayó en un atentado del narcotráfico, que según las investigaciones, fue una equivocación de los autores pues el blanco del atentado era el coronel Valdemar Franklin Quintero, Comandante del Departamento de Policía Antioquia, a quien Pablo Escobar ordenó asesinar por haber detenido a su esposa.

A los 25 años fue nombrado alcalde de Apartadó, después dirigió la Corporación para el Desarrollo de Urabá. Luego fue gerente del Atlético Nacional, “Era enfermo por su equipo, era una delicia verlo sufrir o cantar un gol, era un ser humano muy especial, siempre amó a su equipo y cuando Nacional ganó la Copa Libertadores de América fueron los días más maravillosos de su vida”, recuerda el exgobernador Fernando Panesso.

El 18 de agosto de 1988 fue nombrado Gobernador de Antioquia por el presidente Virgilio Barco. “Estaba convencido que la educación, la salud y el deporte eran la base para tener una sociedad fuerte”, señala Jesús María, uno de sus hermanos.

Durante sus 11 meses como Gobernador de Antioquia, su énfasis fue Urabá y su pueblo natal Briceño. A esta localidad le llevó el alumbrado público y ayudó a la reconstrucción de su iglesia.

El día que se colocó la primera piedra, el padre Nolasco Múnera mandó hacer una placa y sucedió algo increíble. Él mismo lo recuerda: “El día de la inauguración detecté que había un error en la fecha y Antonio lo vio de inmediato. Decía 4 de julio en vez de 4 de junio y dijo: “Algún significado tendrá”. Un 4 de julio murió en Medellín».

En sus manos quedó el texto que iba a leer ese día en el Consejo de Seguridad: “El derecho a la vida es el derecho fundamental del hombre, pero la violencia irracional sigue mancillando cada día ese sagrado derecho. Razón tenía Héctor  Abad Gómez cuando anotaba que no es matando guerrilleros, soldados, hombres de bien, como vamos a salvar a Colombia. Es matando la pobreza, la ignorancia y el fanatismo, como podemos mejorar el país”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* * * * * Diseñada y administrada por ORIENTESE.CO Comunicaciones - orientese@une.net.co