¿Cómo funciona la compensación que reciben los socios de BanCO2 Bio?

¿Cómo funciona la compensación que reciben los socios de BanCOBio?

Así se cuidan los felinos en el Oriente Antioqueño (parte 3)

Las familias campesinas reciben una compensación para cubrir el costo de oportunidad por conservar los ecosistemas que va desde $320.000 por la conservación de 1 hectárea, hasta el pago máximo de 3 hectáreas correspondiente a un SMLV salario mínimo mensual, $780.000 aproximadamente.

“El pago depende de la compensación voluntaria de las empresas, las 35 familias compensadas actualmente están recibiendo $320.000 gracias al aporte de multas y sanciones de Cornare, con posibilidad de que sean compensados por otras empresas”, dijo Albeiro Lopera Henao, coordinador del esquema BanCO2 región Cornare.

Además, en convenio con Empresas Públicas de Medellín y la Corporación para el Manejo Sostenible de los Bosques, Masbosques se realizan actividades alternativas de convivencia con el felino, señalando los predios para que el ganado no acceda al bosque y brindando capacitación sobre estrategias anti-depredatorias para una convivencia armoniosa entre los felinos silvestres, el ser humano y sus actividades productivas.

Estrategias implementadas con las comunidades

La línea BanCO2 Bio maneja unas estrategias de atención inmediata que consisten en la elaboración de espantapájaros con creolina, luces tipo led que se cargan con el sol cerca al potrero de ataque, implementación de olores fuertes como ajo o cebolla en estacones y uso de pitos o campanas en la noche, con lo cual se busca mitigar el conflicto y lograr que los felinos no ataquen el ganado.

En esta primera fase de diagnóstico, capacitación y entrega de herramientas se han invertido $50.000.000.

“Este trabajo que se viene desarrollando con las familias campesinas es fundamental, pues si se extinguen los grandes felinos empiezan a proliferar animales como las guaguas, los venados y animales herbívoros, lo que produce sobrepastoreo inhibiendo el crecimiento de árboles y erosión en zonas cercanas a ríos”, expresó Gina Paola Serna Trujillo, veterinaria zootecnista de Cornare.

Mary Henao, campesina de la vereda San Antonio del municipio de San Luis, cuenta que, desde hace 4 años que reside en este lugar ha sentido el puma deambulando cerca a su casa.

“Mi esposo sale y lo alumbra, me dice que es un animal muy grande, por eso nos acercamos a Cornare y hemos recibido capacitación, nos trajeron pitos para ahuyentar el animal y a mí me ha funcionado. Nos enseñaron a hacer espantapájaros, los hacemos de madera y les ponemos ropa, a los 8 días las cambiamos por otra ropa ojalá sudada, ya que ellos tienen muy buen olfato, sienten el sudor de cualquier humano y con eso se ahuyentan”. Explicó Mary, quién es una de las campesinas más comprometidas con la conservación del puma.

En su predio Mary ya cuenta con todas las medidas de ahuyentamiento para que el puma no acerque a su predio y desde la Corporación se realiza un seguimiento constante al proceso, sugiriendo además instalar corrientes eléctricas en los potreros.

Actualmente, Cornare ha instalado 20 cámaras trampa en las veredas donde se han verificado la presencia del conflicto, permitiendo obtener información sobre la ocurrencia de especies, al igual que datos de historia natural como son la densidad de animales manchados que se pueden reconocer a nivel individual, en este caso los felinos.

Acompañamiento

En el momento de presentarse un ataque por parte del puma o cualquier otro felino, se programa una visita a la finca afectada, allí se verifica si el patrón de consumo coincide con lo reportado para grandes felinos.

Durante esta visita los usuarios suelen manifestar sus quejas o sugerencias sobre el programa o sobre situaciones que perjudican el medio ambiente.

Finalmente, Cornare les ofrece la posibilidad de implementar la apicultura y la restauración forestal para el predio, además de sembrar café o cacao, con el fin de que no dependan exclusivamente de la ganadería que no es tan rentable económicamente, y que está sujeta al conflicto con el felino.

En el mediano plazo se espera que con el acompañamiento del Instituto Alexander Von Humboldt, se implemente una alternativa de monitoreo participativo con las comunidades para lograr cuantificar la cantidad de felinos en la región y los individuos de flora y fauna existentes en el corredor biológico felino.

También se tiene previsto realizar un estudio poblacional de los felinos y sus presas, en donde se pretenden instalar aproximadamente 50 cámaras trampa en sitios estratégicos, en los cuales se presentan reportes del conflicto.

La articulación de los diferentes actores y las poblaciones locales es la principal estrategia para preservar el corredor biológico de esta especie, disminuir el conflicto felino y conservar los ecosistemas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *